#HistoriasDe30años

Betina Perona directora y fundadora de El Arca

#HistoriasDe30años

“El Arca es mi vida, es mi piel. Gran parte de mi historia es por El Arca”

Betina Perona – Directora y fundadora de El Arca

Empecé con El Arca en 1986, en el mes de junio pero ya venía trabajando desde hacia unos meses con chicos que estaban en la calle. Antes de eso no conocía esa realidad pero yo en ese momento me estaba por recibir de abogada y me interesaba el tema de la infancia,  las distintas infancias. En ese momento los derechos del niño no existían más que como una declaración de deseos, de principios. No existía la Convención de los Derechos del Niño que es lo que hoy protege a la infancia en el mundo. Y fue así que me interesó conocer esa realidad, la de los chicos de la calle. Yo conocía la ciudad de Rivadavia para el norte, y no tenía ni idea de mucho de lo que pasaba en este mundo.

Así que me dijeron que tenia que ir a la Plaza Constitución de noche. Ahí había chicos que se juntaban con unos operadores, que era gente entre 19 y 22 años que estaba trabajando con los chicos ahí, y la primer noche que llegué me acuerdo  que yo vivía en Belgrano, tomé el 60 y bajé en Constitución. Desde barrancas de Belgrano hasta Constitución vas viendo como cambia el paisaje. Llegué a la plaza y me encontré con los operadores de calle y a los 5 minutos había dos pibitos de 11 y 12 años a los gritos. La policía les había tirado aerosol en los ojos porque le habían robado una cartera a una señora que pasaba por ahí. Y en ese momento rápidamente terminamos en un taxi con ellos yendo al Santa Lucía porque los pibes no veían nada. Los atendieron en el hospital y nos dijeron que teníamos que conseguirle una casa porque tenían que estar 24 horas con los ojos tapados. Al rato los chicos ya estaban de vuelta en Constitución sin la venda porque no quisieron saber nada con ir a ningún lado. Yo no salía de mi asombro de ver chicos tan chiquitos solos viviendo esa realidad.

Yo tenía 22 y estuve unos meses yendo a la calle. Conociendo a los chicos más en profundidad. Viendo como la policía les robaba las cosas que ellos robaban. Los terminaban golpeando, metiendo presos, en institutos. Pasaban meses a veces adentro del San Martín y después de ahí a veces tenían suerte y a los 2 o 3 meses los devolvían a la casa de sus familias sin ningún trabajo con esa familia entonces se repetía la historia y el pibe volvía a terminar de nuevo en la calle.

Creo que El Arca nace como un punto de resistencia de este círculo vicioso donde veíamos que los chicos se iban perdiendo. Cuando empiezo a ver que trabajar con ellos en la calle no tenía ningún sentido si no había ningún lugar donde poder mostrarles que se podía vivir de otra manera. Que había duetos en los que podían confiar, que había un modo de vida posible que no fuera la calle o sus familias que para ellos eran inviables. A partir de ahí empiezo a tener fuerte la idea de que se necesitaba una casa.

Yo pertenecía a un grupo de la iglesia católica, y le propuse al párroco abrir una casa para los chicos. En ese momento la iglesia tenía una casa disponible para eso en frente a Parque Patricios y así abrimos el primer hogar con los primeros chicos que llegaban de la calle. En El Arca siempre los chicos llegaron por decisión propia porque nosotros trabajábamos para convencerlos de que estaba bueno salir de la calle y que había otro modo de vida posible.

Al principio en el hogar eramos dos personas, un cura bastante joven que se enganchó y yo.  Después se sumó otra chica más como voluntaria, Bettina Cotta que ahora está dirigiendo El Arca conmigo y Mirta Quinteros que es actualmente nuestra secretaria. Con los años se fue sumando mucha más gente que ayudó a que este proyecto pudiera crecer y se hiciera posible

Los chicos de la calle son los más desprotegidos en la sociedad, no hay nada más frágil que un niño o niña y mucho más si está sólo o sola en la calle.  Por eso, el objetivo inicial de El Arca era mostrarle a esos pibes que había otros modos de vida posible y que valía la pena hacer el esfuerzo. Después, la experiencia con los hogares fue algo muy fuerte para nosotros y creo que logramos mostrarnos a nosotros mismos que era posible generar condiciones para que los más vulnerables no se caigan del todo. Fue así que quisimos llevar esto a un barrio en concreto, a una comunidad, para justamente poder alojar a los chicos dentro de sus instituciones, de sus familias y sus escuelas. Por eso, 15 años después empezamos a desarrollar un proyecto en Moreno, en Cuartel V.

Creo nuestro objetivo hoy en día, más que prevenir algo negativo, es tratar de generar las condiciones positivas en una comunidad para que los chicos puedan crecer en esa comunidad y puedan ejercer sus derechos desde muy chiquitos. Por eso trabajamos en Cuartel V desde el año 2000 en inclusión educativa y participación, para que los chicos estén dentro de sus familias, dentro de sus escuelas, dentro del barrio, que puedan aprender a resolver los conflictos a través de la palabra y a tejer lazos entre ellos y con las instituciones. Este es un poco nuestro trabajo.

A nivel personal puedo decir que El Arca es mi vida, es mi piel. Toda mi historia, o gran parte de mi historia es por El Arca. No es un trabajo, aunque con los años fui logrando que fuera un trabajo. Pero en realidad es uno de los proyectos más importantes de mi vida y creo que siempre podemos seguir creciendo y mejorando nuestras prácticas. En El Arca este estamos celebrando los 30 años de vida y creo que justamente eso habla de poder reinvertarnos todo el tiempo y tratar de adaptarnos a las nuevas realidades. A futuro continúo imaginando una institución que pueda seguir replanteándose sus prácticas para mejorar su mensaje y  su quehacer en el barrio junto con los chicos

Comentarios

Comentarios

Share this post

Comments (2)

  • Paula Reply

    ¡¡¡Te felicito!!! Por tu trabajo, me enorgullece ser madrina de El ARCA , me impactó como fueron los comienzos, y pienso que todo empieza dando un primer paso que es el más clave, algún día me gustaría poder hacer algo parecido, pero no se por donde empezar…
    Cariños y una abrazo entrañable para toda la Familia del Arca!!!!!

    1 marzo, 2017 at 21:49
  • Patricia velasquez Reply

    Una gran historia Betina quedara sellada en t corazon!!Muy fuerte lo q viviste desde el principio y pudiste lograr el objetivo t mano amiga t corazon humilde encontrar personas juntos para seguir dia a dia para sacar esos niños q no merecian esa vida!!!t deseos lo mejor y los mejores deseos para EL ARCA Dios multiplike muchas cosas bendiciones a vos todo el equipo y a los niños. Yo feliz d ser madrina d la nena y poder estar para ayudarlo gracias d corazon ser parte d ustedes!!los niños nos regalan una sonrisa q llena el alma y nosotros damos el corazon para ellos un abrazos y saludos patricia y flia

    11 marzo, 2017 at 19:08

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *